​

Alonso piensa en volver a la F1

Fernando sigue pensando en volver a la F1 y hacerlo en un coche ganador.

 

No ha hecho falta más que darle un coche competitivo para verle de nuevo en lo más alto del podio. En ocho meses, Fernando Alonso ha ganado las 24 Horas de le Mans con Toyota y las 24 Horas de Daytona con Cadillac, las dos pruebas icónicas del automovilismo de resistencia. 

Lo asombroso del asunto es que hasta el 21 de noviembre de 2017, en Motorland, el de Oviedo jamás se había subido a un prototipo de estas características. Otros necesitan toda su vida para alcanzar metas similares.

En Daytona, con un Cadillac que fue el sexto en la calificación, demostró que es capaz de sortear ciertas deventajas para ser el mejor. 

De día y de noche, en seco o en mojado, Alonso siempre se bajó del habitáculo en primera posición, un puesto que sus compañeros, expertos en esta categoría, no eran capaces de sostener por mucho tiempo. 

Felipe Nasr, Roger Penske o el propio Jordan Taylor, su compañero, quedaron anonadados con los tres relevos mágicos de Fernando, que acabó triunfando bajo el diluvio. 

Es la demostración de que el español ha dejado la F1 por desmotivación, por no contar con una máquina capaz de luchar por los podios. Nadie duda tras lo de ayer que si pilotara un Mercedes o un Ferrari, seguiría ganado mundiales, algo fuera de rango para los pilotos de su generación. No se atisba su fecha de caducidad.

 
Fernando sigue pensando en volver a la F1 y hacerlo en un coche ganador, pero si no lo consigue, porque la política y el mercado del Gran Circo son muy particulares, tampoco quiere desperdiciar su mejor momento como piloto. Y el de ahora sigue siendo su mejor momento de siempre.

 

Festival de la Tradicin Calchaqu

Corso de Flores

Colegio Facundo Quiroga